Ricardo Anaya: guerra sucia y ¿caída en picada?