Narcoterrorismo another brick in the wall

Narcoterrorismo another brick in the wall

El presidente Donald Trump bien podría ser el violinista del Titanic. No importa que el gobierno se le esté hundiendo ante las amenazas de un juicio político, él seguirá tocando sus propias melodías. Una de ellas, su favorita, es la construcción de un muro en la frontera sur. No importa que los congresistas le nieguen el dinero para su magna obra. Él sabe que le son más eficientes sus amagos que los propios decretos.

A esta carta recurrió, con ganancia múltiple, cuando a raíz del caso de la familia LeBarón, dijo que estaba dispuesto a declarar a los narcos mexicanos como organizaciones terroristas. En el ámbito doméstico los nacionalistas alertaron que esto generaría una pérdida de la soberanía y graves problemas económicos y políticos para el país. Sin embargo, otro sector apunta que lo importante de una declaración de esta naturaleza es la cooperación entre ambos países que impactaría en un tema en el que México siempre ha alzado la voz: el flujo de armas a nuestro país. Con esta recategorización, cualquiera que vendiera armas a los narcotraficantes mexicanos sería considerado un colaboracionista con los “terroristas”.

Sobre este caso se estuvo escribiendo y produciendo material en los medios sociales digitales, lo que provocó que el tema fuera de un impacto muy alto, con 104 millones de potencial alcance. 26 millones de interacciones, 1.7 millones de reacciones, 218 mil comentarios, 2.7 millones de compartidos y 21.7 millones de reproducciones del material multimedia.

Las tendencias detectadas fueron: #DonaldTrump con 67 millones de alcance, #Trump con 71 millones, México con 51 millones, Terroristas con 47 millones, llama a narcos 22 millones. Facebook generó el 45% de la conversación detectada, mientras que Twitter sólo el 33%. Por su parte YouTube el 15% y las noticias que cuentan con área de comentarios en sus portales digitales generó el 7%. Por redes sociales la interacción se generó de la siguiente manera: Facebook aportó el 43%, Twitter el 24%, YouTube el 12% y los portales de noticias el 21%.

En el ánimo social digital permeó con un 25% la idea de que Estados Unidos quiere invadir México, el 21% responsabilizó a Estados Unidos de mantener al narco por la gran cantidad de armas que le vende, el 18% considera que al retractarse Trump de declarara a los narcos como terroristas, ahora el país le debe un gran favor. El 15% considera que ese anuncio sólo fue una estrategia para sacar a Evo Morales del país; el 12% se burlan del presidente Obrador y dicen que el cargo le quedó enorme. Y finalmente el 9% dicen que el pueblo mexicano impediría una invasión norteamericana a nuestro territorio.

Donald Trump tiene colgadas espadas de Damocles sobre amigos y socios comerciales. Tanto internos como externos. Sólo basta que les pida que miren al cielo, para que vean que su futuro pende de una crin de caballo.

El muro fronterizo con nuestro país le está saliendo más barato de lo que imaginaba. Basta con que escriba un tuit para que se eleve un poquito más, y contenga o expulse a migrantes, sean estos desconocidos o expresidentes sudamericanos.