Caso Lebarón, entre la indignación y la revictimización